Leonardo Da Vinci, un genio que también se equivocaba

Leonardo da Vinci
Autorretrato. Fuente: Wikipedia

El famoso Leonardo ser Piero Da Vinci, nace en un pueblo de la Toscana un 15 de abril de 1452 y, como todo el mundo sabe, durante toda su vida se dedicó a lo que más le gustaba: aprender; mucho y de muchas materias. Pero, ¿cómo surgió el genio?

Una familia muy numerosa

Lo cierto es que fue hijo bastardo, aunque su padre lo crió dentro de su familia junto con otras 10 criaturas fruto de 4 matrimonios diferentes, todo un padrazo el señor Ser Piero.

Autorretrato. Fuente: Wikipedia

 

La juventud la pasó en su Toscana natal donde comenzó a observar de cerca la fauna y flora tomando notas como un loco que luego aplicaría en sus obras, y es a la edad de 17 años donde se traslada a Florencia con su padre, el que al observar sus dotes artísticas, presenta sus bocetos a un tal Verrocchio con quien ingresa de aprendiz en su taller de pintura. 3 años más tarde, con solo 20 años, ya realiza la que sería una de sus obras pictóricas más importantes, La adoración de los Reyes Magos.

Adoración de los reyes Magos. Fuente: www.huma3.com

 

Unos años después fue denunciado por mantener relaciones homosexuales con un modelo y pasó 2 meses en la cárcel, aunque fue puesto en libertad por falta de pruebas.

Florencia, Toscana

 

Pero de algo había que vivir, así que en su etapa milanesa decidió buscar un mecenas que le asegurase su bienestar económico. Lo consigue con Ludovico el Moro de la Familia Sforza. De esta etapa surgen obras como La Virgen de las Rocas y La Ultima Cena.

Comienza después una etapa viajera que le lleva a vivir en diferentes lugares de Italia con motivo de la toma de Milán por parte de los franceses, hasta que en 1516 Leonardo se presenta con sus pinceles en la corte del Rey Francisco I el cual le pone a su servicio y le compra cuadros tan curiosos como la Gioconda. Lo cierto es que Francisco I se convirtió en un gran amigo y protector, otorgándole importantes propiedades en el Valle del Loira. Fue el propio rey quien le sostuvo en sus brazos cuando falleció el 2 de mayo de 1519.

 

Inventos, artefactos y cachivaches

Pocos personajes han influenciado como él en tantos y tan diversos campos.  Este hombre, de aspecto apacible y costumbres sencillas, destacó en cosas tan dispares como la filosofía, la botánica, la ingeniería, la medicina, la poesía, la escultura, anatomía y por supuesto la pintura, aunque es curioso que tan solo 11 pinturas reconocidas hayan tenido tanta relevancia.

 

Museo Ciencia y Tecnología en Milán. Foto: www.disfrutamilan.com

 

Aunque es en su faceta de inventor donde dejó su huella más profunda con todo tipo de invenciones; fue precursor de artefactos que con el paso del tiempo evolucionaron hasta lo que hoy conocemos; por ejemplo, en 1505 anotó en su diario, después de observar el vuelo de un buitre, que el hombre llegaría a volar. Y puso su granito de arena construyendo un enorme artilugio con alas parecidas a las de un murciélago que se movían mediante un sistema de poleas al estilo de las alas de los pájaros. Un buen día, decidió probarlo. Mejor dicho: un buen día mandó a uno de sus discípulos probarlo (por lo que podemos deducir que mucha fe en que el cacharro volara no tenía, francamente). Así que el alumno se dejó caer desde lo alto de un cerro un día ventoso y tras deslizarse por el aire unos segundos, cayó en picado. El chico sufrió una rotura de pierna y a pesar de lo fallido del intento, lo cierto es que fue el inicio de la aeronáutica actual.

 

Ornitóptero. Foto: www.foroaeronautico.org

 

Y no fue su único trompazo inventor, porque Leonardo inventó cientos de cachivaches e ingenios que, si bien no funcionaron en ese momento por – vamos a decir – falta de medios, sí lo hicieron siglos después. Construyó algo muy parecido a un submarino, también un traje de buzo, unos flotadores que servían para caminar sobre el agua e incluso un paracaídas….todo un manitas, aunque quizá su fracaso más estrepitoso fue cuando intentó desviar el curso del río Arno para unir Florencia con el mar (sic) y, como era de esperar, acabó convirtiendo la ciudad en un enorme pantano, lo que provocó una epidemia de malaria que se llevó por delante a unos cuantos.

 

Sobre su vida privada

Se dice que fue un tipo soñador, hermético, con muchos cambios de humor y desprendido de cosas materiales, aunque lo cierto es que llegó a amasar una curiosa fortuna la cual dejó en pleno a su compañero sentimental y discípulo de siempre, el joven Francesco Melzi.

Sendas propone un montón de rutas por la Italia donde se puede acariciar in situ gran parte de su legado como artista e inventor. No te lo pierdas.

Napoles, Italia. Destino de Sendas

Recuerda, #Sendastelleva

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*